Los temblores en las patas delanteras de tu perro pueden ser señal de diversas causas, como emociones intensas, enfermedades medulares, enfermedades neuromusculares, enfermedades ortopédicas o hipoglucemia en razas pequeñas.

a mi perro le tiembla una pata delantera

Además, factores ambientales como el frío también pueden desencadenar estos temblores que pueden estar asociados a enfermedades neuromusculares, ortopédicas o incluso tumores que afecten al sistema nervioso de tu mascota.

Causas de los temblores en las patas delanteras de un perro

Emoción y excitación

Situaciones que generan alegría o nerviosismo pueden ser responsables de estos temblores, manifestándose como una reacción física ante estímulos positivos o negativos.

Tratamiento

No te preocupes es un perro! 🙂

Hipoglucemia

La hipoglucemia o, bajada de azúcar en sangre, es una posible causa de temblores en razas pequeñas. La falta de niveles adecuados de glucosa puede llevar a temblores y otros síntomas, y es necesario un diagnóstico y tratamiento veterinario específico.

Tratamiento

  1. Administrar glucosa: Administra rápidamente una fuente de glucosa al perro para elevar sus niveles de azúcar en sangre. Esto puede incluir darle a tu perro jarabe de maíz, miel, jarabe de glucosa o incluso azúcar disuelta en agua. Puedes aplicar el líquido en las encías del perro o debajo de la lengua para una absorción más rápida.
  2. Control veterinario: Después de administrar la glucosa, es obligado llevar a tu perro al veterinario de inmediato. Tu veterinario puede realizara pruebas adicionales para determinar la causa y proporcionar el tratamiento adecuado.
  3. Tratamiento veterinario: Puede incluir la administración intravenosa de glucosa y otros líquidos para estabilizar los niveles de azúcar.
Tienes que saber que la hipoglucemia en los perros puede ser un signo de problemas graves, como la diabetes, enfermedades hepáticas o tumores pancreáticos
perro

Factores ambientales y bajas temperaturas

Especialmente las bajas temperaturas, pueden desencadenar temblores. Razas pequeñas con poco pelo son más sensibles al frío, y los temblores son una respuesta natural para combatir el descenso de la temperatura corporal.

Enfermedades medulares

  1. Hernias discales: Las hernias discales son una causa común de lesiones medulares en los perros. Ocurren cuando el material gelatinoso dentro del disco intervertebral se hernia y comprime la médula espinal, lo que puede resultar en dolor, debilidad o parálisis en las extremidades afectadas.
  2. Traumatismos graves en la columna vertebral: Los traumas graves, como caídas desde una altura considerable, atropellos o golpes fuertes, pueden provocar lesiones medulares. Estas lesiones pueden variar en gravedad y pueden resultar en problemas motores que van desde debilidad hasta parálisis.
  3. Fracturas vertebrales o luxaciones vertebrales: Las fracturas o luxaciones en la columna vertebral pueden causar daño directo a la médula espinal, lo que puede llevar a problemas neurológicos y dificultades motoras.
  4. Infecciones como la discospondilitis: La discospondilitis es una infección bacteriana o fúngica que afecta a los discos intervertebrales y puede extenderse a la médula espinal, causando inflamación y daño neurológico.
  5. Procesos neurodegenerativos: Algunas enfermedades neurodegenerativas en los perros, como la degeneración de la médula espinal, pueden causar síntomas neurológicos progresivos, incluida la debilidad o parálisis de las extremidades.

Cuando se presentan síntomas de enfermedad medular en los cachorros, como la debilidad o temblores en las extremidades, es importante considerar el virus del moquillo como una posible causa, especialmente si hay otros signos neurológicos presentes. El moquillo puede afectar la médula espinal y provocar síntomas como te he descrito.

veterinario perro
Es fundamental buscar atención veterinaria de inmediato para realizar un diagnóstico preciso y establecer un plan de tratamiento adecuado. El manejo temprano y apropiado de estas condiciones puede marcar la diferencia en el pronóstico y la calidad de vida del perro a largo plazo

Tratamiento

  • Tratamiento médico: Implica reposo absoluto del perro para permitir la recuperación, junto con la administración de medicamentos como antiinflamatorios para reducir la inflamación y el dolor, analgésicos y relajantes musculares para reducir los temblores.
  • Fisioterapia y rehabilitación: Estas terapias pueden ayudar a mantener la fuerza muscular, mejorar la movilidad y prevenir la atrofia muscular durante la recuperación. Ejercicios específicos, terapia con agua, masajes y otras técnicas puedes utilizarlas para promover la recuperación funcional.
  • Tratamiento quirúrgico: En casos más graves o cuando la lesión medular es causada por una hernia discal, una fractura vertebral u otra condición que requiera intervención, el tratamiento quirúrgico puede ser necesario. La cirugía puede ser realizada para aliviar la compresión de la médula espinal, estabilizar la columna vertebral o reparar tejidos dañados. El objetivo de la cirugía es restaurar la función neurológica y prevenir complicaciones a largo plazo.
  • Manejo de complicaciones: Durante el proceso de tratamiento y recuperación, es importante manejar cualquier complicación que pueda surgir, como infecciones secundarias, problemas de la piel debido a la inmovilidad o problemas de control de la vejiga y el intestino. Un cuidado veterinario adecuado y atención continua son fundamentales para minimizar las complicaciones y promover una recuperación exitosa.

Enfermedades neuromusculares

  1. Neuropatía axonal: Esta enfermedad hereditaria afecta a los nervios periféricos, causando debilidad progresiva en las extremidades. Se caracteriza por una marcha inestable y dificultad para levantarse.
  2. Axonopatía progresiva: Similar a la neuropatía axonal, esta enfermedad también es hereditaria y afecta a la función nerviosa periférica, provocando debilidad muscular progresiva.
  3. Miastenia gravis: Esta es una enfermedad autoinmune adquirida en la que los anticuerpos atacan los receptores de acetilcolina en la unión neuromuscular, lo que lleva a una debilidad muscular generalizada. Los perros afectados pueden experimentar fatiga muscular, dificultad para tragar y debilidad en las extremidades.
  4. Intoxicaciones por organofosforados o vincristina: La exposición a pesticidas organofosforados o al agente quimioterapéutico vincristina puede causar daño neuromuscular en los perros, lo que resulta en debilidad muscular y otros síntomas neurológicos.
  5. Tumores como el insulinoma: Algunos tumores, como el insulinoma (un tumor de las células productoras de insulina en el páncreas), pueden afectar el sistema nervioso periférico y causar síntomas neuromusculares, como debilidad y dificultad para caminar.
  6. Enfermedades endocrinas como la diabetes mellitus o el hipotiroidismo: Las enfermedades endocrinas como la diabetes mellitus y el hipotiroidismo pueden afectar negativamente los nervios periféricos y los músculos, lo que resulta en debilidad y otros síntomas neuromusculares.
  7. Enfermedades inmunomediadas como el lupus eritematoso: El lupus eritematoso sistémico y otras enfermedades autoinmunes pueden afectar el sistema nervioso periférico y provocar debilidad muscular y otros síntomas neurológicos en los perros.

Tratamiento

  • Terapia de soporte: En casos de enfermedades neuromusculares autolimitantes, como la polirradiculoneuritis idiopática aguda, el tratamiento se centra en proporcionar terapia de soporte para ayudar al perro a recuperarse. Esto puede incluir reposo, cuidados intensivos, terapia física y medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Tratamiento específico para la causa primaria: Cuando la neuropatía es secundaria a otra enfermedad, como una intoxicación o un trastorno endocrino, es crucial tratar la causa subyacente para resolver la neuropatía. Por ejemplo, en el caso de una intoxicación por organofosforados, se pueden administrar antídotos y proporcionar terapia de apoyo para eliminar la toxina del sistema del perro. Para enfermedades endocrinas como la diabetes mellitus o el hipotiroidismo, se pueden recetar medicamentos y ajustar la dieta para controlar los niveles hormonales y mejorar la función neuromuscular.
  • Medicamentos: En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para controlar los síntomas y mejorar la función neuromuscular. Por ejemplo, en el caso de la miastenia gravis, se pueden administrar medicamentos que aumenten la cantidad de acetilcolina en la unión neuromuscular o supriman la respuesta inmune que está atacando los receptores de acetilcolina.
  • Terapia física y rehabilitación: La fisioterapia y la rehabilitación pueden ser parte importante del tratamiento para mejorar la fuerza muscular, la coordinación y la movilidad. Esto puede incluir ejercicios específicos, masajes, terapia con agua y otras técnicas para ayudar a mantener la función neuromuscular y prevenir la atrofia muscular.
  • Manejo nutricional: En algunos casos, se pueden recomendar cambios en la dieta para apoyar la función neuromuscular y promover la salud en general. Esto puede incluir el uso de suplementos nutricionales específicos o dietas diseñadas para satisfacer las necesidades nutricionales.

Enfermedades ortopédicas

  1. Displasia de codo: Esta es una afección hereditaria en la que hay un desarrollo anormal de la articulación del codo, lo que puede provocar dolor, temblores, cojera y dificultad para moverse en los perros afectados.
  2. Osteopatía metafisaria: También conocida como enfermedad de los huesos largos, la osteopatía metafisaria es una enfermedad ósea que afecta principalmente a perros jóvenes en crecimiento. Puede causar dolor, temblores, cojera intermitente y rigidez en las patas delanteras.
  3. Panosteitis: Esta es otra enfermedad ósea que afecta principalmente a perros jóvenes en crecimiento. Se caracteriza por inflamación y dolor en los huesos largos de las extremidades, lo que puede causar cojera y dificultad para caminar.
  4. Fracturas óseas: Las fracturas en los huesos de las patas delanteras pueden ser causadas por traumatismos o lesiones. Dependiendo de la gravedad de la fractura, pueden causar dolor agudo, temblores, cojera y dificultad para soportar peso en la pata afectada.
  5. Luxaciones o subluxaciones: Las luxaciones (articulaciones desplazadas) o subluxaciones (articulaciones parcialmente desplazadas) en las articulaciones de las patas delanteras pueden causar dolor y alteraciones en la función normal de la extremidad.
  6. Lesiones tendinosas o ligamentosas: Las lesiones en los tendones o ligamentos de las patas delanteras, como el ligamento cruzado anterior roto, pueden causar cojera, dolor y debilidad.
  7. Enfermedades articulares: La artritis, la artrosis y la bursitis son enfermedades comunes que afectan las articulaciones de las patas delanteras. Estas condiciones pueden causar dolor crónico, temblores, inflamación y dificultad para moverse.

Tratamiento

El tratamiento puede incluir medicamentos para el dolor y la inflamación, terapia física y rehabilitación, cirugía ortopédica para corregir anomalías estructurales o reparar lesiones, y medidas de manejo a largo plazo para controlar el dolor y promover la movilidad.

Es importante que consultes a tu veterinario si tu perro muestra signos de dolor, temblores cojera o dificultad para moverse en las patas delanteras

Tumores y su impacto en el sistema nervioso de los perros

  • Los tumores que afectan el sistema nervioso de los perros pueden provocar temblores en las patas delanteras debido a la presión ejercida sobre los nervios y tejidos circundantes.
como cortar diarrea en perros remedios caseros

Tratamiento

  • Cirugía: En algunos casos, los tumores pueden ser extirpados quirúrgicamente, especialmente si son accesibles y no están demasiado cerca de áreas críticas.
  • Radioterapia: La radioterapia puede ser utilizada para reducir el tamaño de los tumores, controlar su crecimiento y alivia los síntomas en casos en los que la cirugía no sea una opción viable.
  • Quimioterapia: En ciertos tipos de tumores, la quimioterapia puede ser utilizada para reducir su tamaño o retardar su crecimiento. Sin embargo, la eficacia de la quimioterapia en tumores cerebrales puede ser limitada debido a la barrera hematoencefálica.
  • Terapia de soporte: Dependiendo de los síntomas, pueden ser necesarias terapias de soporte para ayudar al perro a mantener una buena calidad de vida. Esto puede incluir medicamentos para controlar las convulsiones, terapia física para mejorar la movilidad, y cambios en la dieta para garantizar una nutrición especifica.
Es fundamental realizar pruebas diagnósticas para identificar la presencia de tumores y determinar el tratamiento más adecuado para preservar la salud de nuestra mascota

¡Espero que este articulo te ayude y te guie!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Descubre más desde VidaPerro

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *